miércoles, noviembre 15, 2017

NUEVO AMANECER


para mery sananes

Nos alcanzas del florido jardín
del universo una lluvia de pétalos
con el sabor del café para abrigarnos
y resguardarnos de todo frió

Encendidos luceros iluminan el sendero
y conviertes a todos en uno
más humano
más cercano
sin sequías

Danzan los pétalos embriagados
y el barro enamorado de tu luz
inicia el nuevo amanecer


15 noviembre 2017


Este hermoso poema me lo ha obsequiado Carlos, como parte de ese hermoso intercambio de florerías que mantenemos. En este caso, el poeta me ha devuelto con creces el texto que  publicara hoy titulado Tempestad de rosas.  Gracias!!!!!!
Leer mas!

TEMPESTAD DE ROSAS




En los pétalos de una rosa
habita centelleante el universo
y en su savia danza
un enjambre de luceros

En la desembocadura
de sus alas la tesitura de un beso
aguarda naufragar en el
en el acantilado de un tiempo
sin sequías

En el rocío que le siembra
el frenesí de la aurora
la rosa bebe el zumo del 
sol que aún no amanece




Sabe que el armónico
equilibrio que sostiene
su torso habrá de dar paso
a un aljibe de sederías
en busca de la tierra

Y que al deshojarse el
púrpura de su corazón
le entrega sus dominios de
luz al barro enamorado
que la aguarda tan solo
para recomenzar el ciclo
de su ascenso hacia los
predios enardecidos de 
una tempestad de rosas




texto y fotos
mery sananes





Leer mas!

jueves, noviembre 09, 2017

ALEJANDRO MARSELLA: FLOR DE CANCIÓN




UN ABRAZO PARA
ALEJANDRO MARSELLA
FLOR DE CANCIÓN

La noticia llegó acompañada de un
disparo fulminante de dolor y tristeza

La esperanza de tu recuperación
se vino al suelo porque   estabas
decidido a encontrar el polvo
que llevamos en la sangre

Cada hora nos deteníamos en el
aposento de tu sonrisa  y en el rigor
de tu andar para elevar plegarias
que esperábamos escucharan los
dioses de la vida

Pero ya tú tenías trazada la voluntad
de andar en el cumplimiento del
oficio de repartidor de semillas
para la siembra que alumbrará todos
los rincones del mundo.

Y hoy emprendiste camino hacia el
Canchunchú florido donde  moran
Luís Mariano y la Negra para andar con
ellos por los andenes de una divinidad
que en cada registro asoma las flores
del acompañamiento para todos los
suspiros que broten de las almas que
siempre rezan por la vida que nunca se
habrá de apagar

Alejandro amigo flor de canción 
en ritual de entrega aquí seguimos armados 
de tu espontáneo oficio de trovador 
para proseguir entonando el himno oriental 
en medio de las cerecitas sabrosas y puras 
que conducen a los montes donde aparecen los
luceritos que alumbran las guácaras de la
humedad tranquila y las almas que tú
junto a Luis Mariano La Negra, Flor,
César y Augusto bendicen
para que vivan por siempre en
la dimensión de la vida que se convertirá
en fuego y razón de eternidad

Alejandro hermano recibe un abrazo grande a la hora de tu partida hacia los predios en los que seguirás agigantando la lucha por llevar alegrías a la inmensidad de todos los corazones dispuestos a marcar sueños de conciencia amor y porvenir

Agustín Blanco Muñoz
08 noviembre 2017

Alejandro cantando
Canchunchú Florido


Aquí se puede escuchar el audio de 
CANCHUNCHÚ DICHOSO
intepretado por La Negra, Alejandro y ese grupo
que lo acompañó siempre



Leer mas!

martes, noviembre 07, 2017

MORTAJAS SIN HILO NI TELAR


























MORTAJAS SIN HILO NI TELAR


En el desvencijado historial del mundo
un instante luminoso alcanza la dimensión
cósmica de los milagros y como astros en
noches oscuras traza una coordenada
sólo visible a quien mira los cielos con la
misma ternura con la que se detiene en el
ramaje roto de un niño que llora

En estos tiempos sombríos en los que la voz
sólo resuena en el cautiverio del amor
el grito desarmado es el lenguaje cotidiano
del dolor tratando de recomponer un canto
sin cuerdas y con una flauta a la que le falta
el tremolante recorrido del aire

El calendario se nos ha convertido en una
ristra de mendicidades que nos separan como
torbellinos que se expanden sin piedad
en el interior de un eje horizontal

La muerte es un reparto que se ofrece
a baja inversión como liturgias en las casas
de los dioses en la que no ingresan
ni la misericordia ni la piedad de los
poderosos

Nada queda a salvo de esa furia que
estremece los bosques heridos
las aguas descarriladas y ese viento que
solía susurrar canciones de cuna
convertido en apenas el recuento
perverso de lo que nunca ha sido

La alegría es un expediente subversivo
sólo apto para ejercerse en la clandestinidad
toda risa es sospechosa y la ilusión ya no
se vende en las boticas y ni siquiera ni en los
expendios de fetiches y talismanes

La desesperanza sostiene todos los sistemas 
y se fragua desde los más sombríos parajes
de la ira decididos a escarnecer el capital 
humano que se plantee el simple derecho 
a subsistir

La vida se ha convertido en un traste en manos
de mercenarios con aguas propias y navíos para
hacer naufragar los amaneceres

¿Y cómo reinventar un rayo fugaz en medio
de este ciclo inacabable de mortajas sin hilo
ni telar?

Sólo prevalece la larga herida asestada
al hombre desde antes de su nacimiento
guarecida en el interior de un grito
que nadie escucha

texto y foto / mery sananes







Leer mas!

lunes, noviembre 06, 2017

SALMO DE LOS NEGROS PÁJAROS DE HIERRO



Colocamos hoy este poema de Carlos Morales del Coso, por más de una razón. Pero la fundamental  es celebrar la acción de la Revista LA OTRA, mexicana, al incluir en su sección Poesía en Voz Alta, a Carlos Morales del Coso, cuya obra propia es excepcional, así como su incomensurable trabajo de rescate de poetas de todos los lugares y espacios de este plantea vulnerado.

Su presencia en estas Embusterías data de hace mucho tiempo. Testigos hemos sido de su incansable trabajo por publicar La Primera Antología del Holocausto, que aún permanece inédita, a pesar de todos los esfuerzos por lograr su publicación.

Creemos que este paso que ha dado la Revista LA OTRA, dirigida por José Ángel Leyva, contribuya a la difusión del trabajo creador, crítico, de traducción  y compilación, de este poeta extraordinario, y a la vez para promover la edición de una Antología indispensabe y esencial en un tiempo histórico que, lejos de haber aprendido la lección de esos tiempos, ha contribuido a multiplicar, de manera fragmentada, pero no por eso menos dolorosa numerosa, los holocasutos en las mas diversas geografias del planeta. 

Carlos Morales es autor, como poeta, de "Palabras de Tierra y Vino" (1982), "S" (1984), "Un rostro en el jardín" (2000), "Il tridente nel giardino" (2000), "El libro del Santo Lapicero" (2000) y "Salmo" (2005). Traducido a varios idiomas, publicó en el año 2003 una de las versiones más celebradas de El Cantar de los Cantares. Como antólogo, ha editado la "Poesía secreta" de Federico Muelas, "El cántio de la Creación", de Carlos de la Rica y "Coexistence", una antología de poetas árabes y hebreos que trabajan por la reconciliación. Como editor, dirige "El toro de barro" (la segunda colección de poesía más antigua de España), los "Cuadernos Sefardíes" (con M. Matitiahu) y la "Biblioteca del Holocausto" (con J.Vandor). Actualmente, codirige con Juan Ramón Mansilla la revista "Hilos de araña". Ha dirigido en TV Toledo el programa "El suelo perdido"

En el siguiente enlace podrán escuchar la voz del poeta Carlos Morales del Coso, proporcionado por el proyecto Poesía en Voz Alta que promueve la Revista LA OTRA



Salmo de los negros pájaros de hierro



Hierro somos                           somos tus negros pájaros de hierro 
repetimos tu silbo                                            repartimos tu nombre
por los campos               Señor                        desplegamos de noche
tu Voz por los canchales                                             la dejamos caer
sobre las torres de luz                                          sobre las guarderías
sobre los ciervos que manan de los montes        Señor
sobre las silenciosas plazas y los mercados pobres
de Jerusalén                                    
                                         llegamos con el alba
                        ululan las sirenas de los claustros
se agitan las campanas           los perros                 los escombros
los lirios se arrodillan            Señor          al paso  de tus ángeles
lo hacemos en tu nombre
de mañana y de noche                               volamos y volamos
los ojos las escuelas                                    y las puertas
volamos en tu nombre             Señor            los hospitales
                                    
las piernas de Manhattan                    tronchamos sobre el Hudson
los ícaros ardientes de Manhattan      cayendo sobre el Hudson
los taxis amarillos                 las bestias saludando en los cristales

y esas reses colgando de los puentes
de Sebrénika
tú júbilo Señor
tus crisantemos rojos
las risas que tú mismo cultivaste
bajo la fresca cúpula de tus santuarios...


oh Dios de Notre Dâme
oh Dios que riegas tu jardín en las basílicas
que tu testa humedeces con el agua fresquísima  de las mezquitas
y el dorado aceite de las sinagogas      
¡levanta tu cabeza
escúchanos cantar escúchanos danzar
sobre las altas palmeras de Bagdad 
en la nochada!

somos tus negros pájaros de hierro 
de mañana y de noche tu nombre repetimos
tu música dejamos             Señor              caer sobre los cuerpos
sobre la piel tendida de aquellos dos amantes
desnudos para siempre los amantes 
sobre una cama muerta      Señor     donde el romero estalla
y viste el Musa Dagh de atardeceres rojos  
para que tú los cubras         Señor                bajo tus rosas
para que tú dibujes en su boca
las negras flores negras  de tu burka
izamos las trompetas                               ondeamos los tambores
anillos de humo blanco como ayer   
escritos en el alba como ayer con un temblor  de seda
sobre las frías zanjas del invierno              sobre las chimeneas
sobre las puertas oscuras de los trenes tocamos con los dedos

la música de Auschwitz 
las danzas hermosas de Treblinka
los dulces salmos negros        las hogueras    
¡Señor!
lo dicen los periódicos que envuelven la reseca comida 
(de los albañiles       
lo dicen los pendientes de plata que una muchacha dejó     
perdidos en las suaves colinas de Polonia 
bajo las fauces negras de un cerezo en flor que crece 
(en la estrechura 
cuando el reloj entreabre su túnica de de cedro
y la mujer se inclina  buscando la sandalia de un muchacho
en una fosa común                  oculta entre las flores Kosovo
                                                 Señor
                                      bajo tus ángeles...

¡oh Padre           levanta la cabeza             desnúdate y respira
somos tus negros arcángeles de hierro         
tu risa repartimos            Señor                     danzamos y danzamos
ahítos de tu gloria            cosidos a tu muerte                    
Señor                 in nómine dei tu ira dibujamos  
                                               
y tu risa dejamos correr cuando atardece 
en la nuca del alba
Señor 
la lluvia bendita de tus rosas 
por los siglos de los siglos

Amen

De su libro
Salmo
Leer mas!